leaf-681122_1920

¿Hay margen para la regulación de la medicina complementaria y alternativa en España?

El hecho de que en España no se encuentre regulada la práctica de la denominada medicina “tradicional” (complementaria o alternativa) no quiere decir que esa situación sea común a la de otros países desarrollados.

 

ladisoluciondelasoberaniaenelambitoestatal

Por ejemplo, las prácticas de medicina tradicional caen, en EE.UU, bajo la competencia del Centro Nacional de Salud Complementaria e Integral (NCCIH), Agencia federal del gobierno integrada en el prestigioso NIH (o Institutos Nacionales de Salud, la mayor corporación pública dedicada a la investigación biomédica en el mundo).

 


El NCCIH tiene como objetivo la investigación científica sobre prácticas y productos de aquellos sistemas de salud que no se consideran parte de la medicina convencional u occidental, eliminando de paso los que se demuestren ineficaces o carentes de valor terapéutico. Según el NCCIH, la medicina complementaria se utiliza junto con la medicina convencional y la medicina alternativa se utiliza en lugar de la medicina convencional.

 

ladisoluciondelasoberaniaenelambitoestatal

No es un caso aislado. Algunos de estos sistemas tradicionales han sido también reconocidos en países de nuestro entorno más cercano. Tal como señala la OMS, Suiza se ha convertido en el primer país del continente europeo en integrar la medicina tradicional en su sistema de seguro médico obligatorio (KLV), cubriendo hasta cinco terapias complementarias: medicina antroposófica, homeopatía, acupuntura, fitoterapia, y medicina tradicional china. Una reforma constitucional- sometida a referéndum en 2009, validó estas prácticas (ahora en escrutinio) siempre que se presten por facultativos autorizados.

 


Aunque resulte paradójico, en Oriente también se han dado casos similares de reconocimiento de la medicina tradicional. Si bien es cierto que cuando se habla de medicina oriental vienen a la mente los casos de China o India, resulta interesante conocer lo ocurrido con la medicina tradicional autóctona del Japón (kampo) y las vicisitudes para su reconocimiento por el sistema nacional de salud. A diferencia de sus vecinos de continente, la medicina tradicional cayó en desuso durante el periodo Meiji (finales del siglo XIX) cuando el imperio japonés instauró un nuevo sistema universitario de formación de médicos basado en el modelo germánico, marginando con ello a los  sistemas tradicionales. Tras décadas de declive forzoso, en 1950 se constituyó la Japan Society for Oriental Medicine (JSOM), puesta en marcha por médicos que deseaban mantener vivo el legado kampo que consiguieron, a partir del estudio científico sistemático de sus parámetros clínicos, la plena rehabilitación del sistema. Desde 1967, la medicina kampo está integrada  en el seguro nacional de enfermedad  de Japón.

Como curiosidad kampo rechaza el uso en formulaciones terapéuticas de principios activos obtenidos de partes del cuerpo (sea animal o humano; vivo, sacrificado, o muerto), a diferencia de otros sistemas orientales mucho más conocidos en occidente.

 

¿Cuál es el denominador común entre EE.UU, Suiza y Japón respecto a las medicinas “tradicionales”? Precisamente eso, que son “medicinas” cuya práctica está reservada a “médicos” con la titulación requerida…

 

En este proceso de  rehabilitación cabe ver también aquí un cambio de sensibilidad de la sociedad occidental respecto al concepto de atención médica personalizada.

No debemos olvidar que la definición de salud de la Organización Mundial de la Salud se ha mantenido sin cambios desde la Segunda Guerra Mundial:«La salud es un estado de completo bienestar físico, mental y social, y no solamente la ausencia de afecciones o enfermedades»

Sorprendentemente, ahora se reconoce que para mantener una condición saludable en un entorno cambiante es necesario contar con una buena respuesta personal ante circunstancias adversas.
De aquí la importancia de la alostasis, que se define como «el estado fisiológico o los cambios de comportamiento necesarios para estabilizar el sistema biológico» y combina la capacidad del cerebro y del cuerpo para hacer frente a un entorno cambiante con la resilencia, o  capacidad de un organismo para responder a los factores de estrés.

En definitiva la respuesta depende de la aptitud del individuo, en la que influyen sus valores culturales, educativos  o religiosos.

Hablar de creencias y deseos (tan consustancial a la medicina “tradicional”) parece ajeno al pensamiento científico imperante. El que algunas cuestiones sean éticamente complejas no impide que se aborden de forma equilibrada y objetiva. Como ejemplo, la siguiente información NIH, que enlaza de alguna forma con la noción intuitiva de que las personas de fuertes convicciones éticas o religiosas parecen resistir mejor los estragos de la enfermedad.

 

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
Sweet Ice Cream Photography

Análisis de la germanía: la inconstitucionalidad de la Ley de Régimen Económico Matrimonial Valenciano

El Tribunal Constitucional, en la Sentencia 82/2016 (con voto particular), declara inconstitucional la Ley de la Comunidad Valenciana 10/2007, de 20 de marzo, de Régimen Económico Matrimonial (en adelante, LREMV) [recordar que dicha norma fue modificada en su momento por Ley 8/2009, de 4 de noviembre (BOE núm. 301, de 15 de diciembre de 2009)].

Dicha norma contenía mucho más que un régimen económico matrimonial propio, ya que regulaba figuras de especial protección familiar y en pro de la igualdad (cargas familiares, retribución del trabajo en casa, atención a hijos discapacitados, personas mayores, y colaboración en la actividad del otro cónyuge, así como normas aplicables al caso de violencia de género (predetracción del ajuar doméstico; adjudicación preferente el uso de la vivienda habitual…), pero también contenía una figura peculiar que era la germanía (arts. 38 y sigs. LREMV, actualmente anulada).

dineroyanillosPoco conocida, aunque sí que fue utilizada, como hemos tenido constancia al consultar en notarías de la ciudad de Valencia, podía comprender alguno/s bienes de los esposos, pudiéndose modificar durante su vigencia, aportándose o excluyéndose bienes (art. 39 LREMV, actualmente anulada). Y, además, que dichos bienes, los agermanados, respondían en el caso de que no fueran suficientes los bienes propios de los cónyuges respecto a sus deudas particulares (art. 42.2 LREMV, actualmente anulada).

Se trataba de una comunidad conjunta o en mano común de bienes, extraordinariamente flexible en cuanto al momento de su constitución (antes, durante o después) y de su formalidad (carta de nupcias o documento público de adquisición del bien). Se trataba, pues, que dentro del régimen de separación de bienes que establecía la Ley, se podía sujetar uno o varios bienes, a un régimen similar al ganancial.

Las principales características de esta figura eran las siguientes:

a) Se constituía mediante pacto entre los cónyuges, en carta de nupcias o capitulaciones.

b) Se podía constituir en diversos momentos, incluso con posterioridad modificando o complementando la carta o capitulaciones.

c) Muy flexible, ya que se podía agermanar o desagermanar los bienes sin necesidad de capitular, bien en escritura pública, donación, testamento.

d) Los bienes estaban afectados al levantamiento de las cargas del matrimonio.

e) Son comunes de ambos cónyuges, lo que dentro de un régimen de separación, estos bienes tenían un funcionamiento diferente.

f) Para administrar y disponer de ellos, se necesita al consentimiento de los dos cónyuges, que podía, en caso de no consentir uno de ellos, a la instancia judicial supletoria. El Juez, en este caso, ponderaría el interés de la familia.

g) Régimen de ineficacia del acto sobre un bien agermanado al que no haya prestado su consentimiento uno de los cónyuges.

h) Diversas formas de extinción: mutuo acuerdo; disolución matrimonio, separación del matrimonio, o si el matrimonio se declaraba nulo.

i) Regulación de las normas de liquidación, y posibilidad de disociar la nuda propiedad y el usufructo de todos los bienes antes agermanados.

¿Qué ocurre ahora?

La cuestión que se nos plantea es que después de la Sentencia y desaparecida la figura de la germanía, si los cónyuges deben acudir a capitular, podrían establecer un régimen similar sobre un bien, teniendo en cuenta el régimen del Código civil. Y aún así, y como se puso de manifiesto en la Mesa Redonda celebrada en el Ilustre Colegio de Abogados de Valencia, el 27 de junio, de 2016, qué pasará con las germanías constituidas al amparo de la LREMV, y cómo se articulará su liquidación, teniendo en cuenta que las normas que lo contemplaban ya no están vigentes, y que se aplicará la regulación del Derecho común.

A esta Sentencia que afecta al Derecho civil foral valenciano hay que añadir la Sentencia 110/2016, de 9 de junio, respecto de la Ley 5/2012, de 15 de octubre, de uniones de hecho formalizadas de la Comunitat Valenciana, que estima en parte el recurso de inconstitucionalidad y que también cuenta con voto particular (BOE núm. 170, de 15 de julio de 2016).

Francisca Ramón Fernández

 

Francisca Ramón Fernández es Profesora Titular de Universidad de Derecho civil en la Universitat Politècnica de València.

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

¿Está el consumidor en una posición vulnerable?

Hace pocas semanas escuchaba en la radio un anuncio que la propia Bankia devolvería el dinero de las preferentes, sencillamente si ese era su caso, se podía pasar por cualquier oficina Bankia, y se arreglaba el asunto.

El eslogan resulta llamativo “sigamos trabajando”.

Me acuerdo que cuando escuché ese anuncio por primera vez, me acordé de las frases que a veces adoptamos como “mi banco”, “voy a mi banco y me lo arreglan en un santiamén” “mi seguro”. Hace bastante tiempo que ya no escucho ese tipo de expresiones. Ya no nos agenciamos marcas o imágenes de compañías como propias.

En un año vamos a cumplir una década, que estamos conviviendo con una crisis, unos pueden decir que estamos saliendo, que estamos en una postcrisis. No voy a entrar en ese debate, creo que durante todo este tiempo la sociedad ha cambiado, y el consumidor de 2016 no es el mismo que en 2007, una serie de acontecimientos, han cambiado el perfil. El consumidor actual no es esclavo de nada, es infiel a casi todo, excepto a lo auténtico.

Hace algo más de un año, My Word, elaboraba un excelente estudio mikroscopia en donde sus resultados dejaban claros la tendencia, aparte de identificar a un nuevo roll de consumidor, el consumidor rebelde, algunos de los datos que traslada el estudio son dignos de consideración:
El 25% de los ciudadanos encuestados siente rechazo por las grandes empresas y de ellos:

  • el 41% recurre al mercado de productos de segunda mano.
  • el 32% ha modificado sus hábitos de consumo y compra desde el inicio de la crisis, cambiando de supermercado para buscar ofertas.
  • el 55% cambiar las marcas principales por otras más baratas.

A esta relación, las marcas captan el mensaje y apuestan por hacer un guiño al consumidor rebelde , desarrollando acciones cívicas y transparentes toda una carrera para mantener la relevancia frente a los ciudadanos cada vez más desencantados y hartos inaugurando lo que se ha llamado como “branded government” o “economía de la reputación”.

¿Pero qué subyace de todo esto, qué está pasando? Creo que una palabra es clave en todos estos años ha sido, desconfianza.
Durante todos estos años, la opinión pública, hemos desayunado con noticias realmente alarmantes, en donde no cabía a veces ningún tipo de reparo, por parte de los gobiernos y las empresas. Una mañana nos levantábamos con subidas encubiertas de los recibos de la luz, dos semanas después, éramos testigos de cómo compañías gasísticas o de hidrocarburos se ponían de acuerdo para jijar el precio del gas o del litro de diésel. De repente un día te enterabas que un familiar, vecino, o alguien próximo había perdido los ahorros de su vida o gran parte de ellos se habían esfumado por confiar en el director de “su banco” y comprar acciones preferentes, y así un largo periplo de noticias durante todos estos años que hacían irrisorios los episodios para darse de baja de una compañía telefónica.
Asistíamos expectantes a capítulos en donde la población más débil, con menos recursos de conocimientos, o más vulnerables a ser objetos de abusos, eran el objetivo de las empresas y directivos sin reparos por ver sus cuentas de resultados en números positivos a toda costa, sin importar a costa de quien.
seguridad-alimentaria-y-derecho-de-danos/9788429018783/De esos lodos vienen estos barros cuando vemos como últimamente las noticias por parte de la justicia son más alentadoras para la gente que ha sido objeto de abusos, al no haber podido decidir en igualdad de condiciones a consumir ciertos productos o servicios. Porque seamos sinceros por poner un ejemplo un fiador familiar hubiera realmente fiado al otro si realmente hubiera sabido que estaban respondiendo a una deuda ajena con el total de sus bienes, incluida su propia vivienda y que respondían del total del préstamo , más sus intereses y comisiones por una cantidad incluso mayor a la garantizada con la hipoteca , que responderían incluso aunque la casa hipotecada fuera adjudicada al banco y sin tener que ser avisados si el deudor incumplía la obligación principal…
De manera oportuna aparece Consumidor Vulnerable, un recorrido por la legislación nacional y europea analizando las vulnerabilidades de los consumidores y como están contenidas en las resoluciones judiciales de los distintos Tribunales, con un especial estudio a los clientes minoristas, personas discapacitadas, los fiadores que garantizan una deuda familiar.

seguridad-alimentaria-y-derecho-de-danos/9788429018783/Si estás interesado en el tema Aula Reus ha diseñado Cuestiones actuales de Derecho de Consumo con un gran equipo en el que se encuentra también la autora de Consumidor Vulnerable, María Dolores Hernández Díaz-Ambrona.

 

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
CmtEu9kWgAAGdDD

De por qué asistimos al I Encuentro Redes Sociales y Community Management en el sector legal

Esta tarde asistiremos al I Encuentro Redes Sociales y Community Management en el sector Legal que tiene lugar en Madrid. Asistimos y apoyamos esta iniciativa pionera por varios motivos, pero destacamos dos:

  • Nos parece muy atractivo y necesario el proyecto Instituto de Innovación Legal (IIL), que organiza el evento. Creemos que la llegada de lo digital y lo tecnológico al sector legal es en realidad cosa del pasado (ya está aquí desde hace tiempo) y que en los próximos meses/tiempos asistiremos a una aceleración de este proceso de implantación de nuevas tecnologías. Es necesario una herramienta como el IIL que sirva de punto de encuentro entre juristas y tecnólogos, de herramienta de reflexión y de motor de cambio.
  • Tenemos muchas ganas de aprender y la cartelera de ponentes promete. ¿Cómo es el día a día en la comunicación de un despacho, de un portal jurídico de referencia,  de un grupo de comunicación y servicios jurídicos, de un…? ¿Cómo optimizar el tiempo que se emplea en las tareas de comunicación cuando no hay tiempo? ¿Quién es en definitiva el community manager y cuál es su posición dentro de la empresa? ¿Y para un pequeño despacho?

Quien no pueda asistir, puede ver el evento retransmitido en directo en streaming desde: http://livestream.com/accounts/3162099/events/5754182

Amanda Guglieri

 

Amanda Guglieri es responsable de Márketing, Comunicación y Producto en Aula Reus/Editorial Reus.

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
brexit

¿Cuál es el futuro de la Unión Europea tras el Brexit?

La Unión Europea se encontraba ya en una fase de impasse antes de que los británicos decidiesen, por un estrecho margen de 51,9% frente a 48,1%, dejar de formar parte de la Unión Europea. Después de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, se vivía en las Instituciones europeas una suerte de “depresión post-parto” a la que, sin duda, no ayudaba la fuerte crisis económica que contribuyó a crear un clima de desconfianza entre los Estados Miembros. Desconfianza, de un lado, de aquellos que veían su Estado del bienestar “condicionado” por las medidas de austeridad impuestas desde Bruselas, y desconfianza, también, de aquellos países acreedores de los Estados que estaban pasando por dificultades económicas. En medio de este clima de tensión tuvo lugar, en una Europa sin fronteras, la crisis de los refugiados, en las que al igual que sucedió en otras situaciones (por ejemplo, la guerra de Iraq) la Unión Europea encontró serias dificultades para adoptar una posición común.

En todo caso, el proyecto europeo parece haberse detenido

ladisoluciondelasoberaniaenelambitoestatal

Si como mostré en La disolución de la soberanía en el ámbito estatal. El proceso de integración europea, la Unión Europea adolecía de una legitimidad democrática de origen, pero no se puede negar que había sabido legitimarse “por eficacia” al contribuir a mejorar las condiciones de vida de los ciudadanos, y a un aumento de sus libertades, las dificultades políticas mencionadas sumadas a otras dificultades jurídicas actuales, entre las que destaca la incapacidad, hasta el momento, y como está previsto en los Tratados, de lograr un acuerdo de adhesión al Consejo de Europa y la vinculación de las instituciones al Convenio Europeo de Derechos Humanos, dan muestra del agotamiento que sufre actualmente el proceso de integración.

Está claro que algunas (si no todas) estas cuestiones habrán pesado a la hora de tomar esta decisión. De todos modos, los británicos siempre habían buscado preservar su identidad nacional frente al proceso de integración. Los ejemplos de esta resistencia son bien conocidos y, entre ellos destacan: el rechazo a la moneda única y al pacto de estabilidad y crecimiento, las exenciones al espacio Schengen y las observaciones a la Carta de Derechos Fundamentales.

La incógnita ahora es si la separación de la isla va a suponer todavía mayores problemas para el proceso de integración, y otros países van a querer seguir su ejemplo o si, por el contrario, va ser un refuerzo, una vez que el Estado más receloso con el proceso de integración deja de formar parte del mismo.

Lamento no tener respuesta para esta incógnita, por lo que me limitaré a analizar: a) en primer lugar, el valor, en general, de un referéndum; b) en segundo lugar, lo que va a ocurrir a partir de ahora; c) en tercer lugar, lo que ocurre con la cuestión escocesa.

Significado político-constitucional del referéndum

ladisoluciondelasoberaniaenelambitoestatalEl referéndum no es un acto de soberanía. Es, como dice Pedro de Vega, un acto de control de los poderes públicos. Mediante el referéndum el Pueblo no adopta una decisión soberana y libre: responde con un “si” o con un “no” a una decisión propuesta por sus representantes políticos. Por eso, como indicaba E. Tierno Galvan, no sirve para legitimar lo que no está legitimado de origen; a pesar de que a lo largo de la historia ha habido varios ejemplos de utilización del referéndum por populistas y dictadores.

La utilidad de la institución refrendataria se pone de manifiesto como un magnifico ejercicio de Democracia participativa cuando se ejerce correctamente: cuando a la población se le pregunta por un proyecto de ley o de reforma constitucional que debe aprobar o rechazar. En estos casos puede ocurrir, como muestra el ejemplo reciente de Bolivia, que cuando los controles políticos (el Parlamento) y judiciales (Tribunal Constitucional) fallan, el Pueblo ejerza el último control, echando por tierra la pretendida reforma constitucional del Presidente Evo Morales para perpetuarse en el poder. En el caso Europeo, el rechazo en referéndum de la Constitución europea por el Pueblo francés y holandés demostró en su momento, por primera vez de forma clara, que los ciudadanos no estaban conformes con cómo se estaba desarrollando el proceso de integración europea. La utilidad a la que nos referimos exige, claro está, que los gobernantes estén dispuestos a aceptar el resultado; no fue el caso cuando el referéndum en Irlanda sobre la aprobación del Tratado de Lisboa (que fue calificado como “La Constitución por otros medios”) decidieron repetirlo hasta que salió un resultado positivo.

Esta utilidad de la que hablo resulta mucho más discutible cuando se preguntan cuestiones de carácter general sobre las que existe una gran polarización social. En estos casos, como por ejemplo los referéndums independentistas de Quebec y Escocia, está claro que las posiciones de partida no cambian después de la celebración del referéndum. Ocurre, si pierden los independentistas, que más temprano que tarden vuelven a exigir la celebración de otro referéndum para tratar de llevar a cabo sus aspiraciones políticas.

ladisoluciondelasoberaniaenelambitoestatalDavid Cameron ha actuado, desde mi punto de vista, de un modo absolutamente irresponsable durante su mandato. El modo que ha tenido de tratar de resolver divisiones internas, en su partido, acerca de la pertenencia a la Unión Europea, y externas, respecto al problema de Escocia, ha sido renunciando a gobernar, dejando que fuera el Pueblo, en referéndum, el que se pronunciase. Si, como dicen algunos, lo hizo porque confiaba ganar ambos, se trataba de una estrategia populista que ha resultado un enorme fracaso. Porque ocurre, además, que perdiendo el segundo ha invalidado políticamente, y en menos de dos años, el resultado del primero, tal y como demuestran las recientes declaraciones de la Primera Ministra escocesa.

Antes hemos dicho que el proceso de integración estaba en crisis, y que este suceso no hace sino agravarla. Sin poder responder a si, en el futuro, la salida del Reino Unido favorecerá o perjudicará el proceso de integración, esperamos al menos que los responsables europeos inicien un proceso de reflexión sobre el porqué (excepto el segundo en Irlanda) la opción europeísta ha sido sistemáticamente rechazada por los ciudadanos. Cuando sucedió lo de Francia y Países Bajos algunos afirmaron que se votó en clave interna y quizás haya ocurrido también ahora. Aunque así fuese ello no demuestra sino el poco interés de los ciudadanos por los asuntos europeos.

¿Qué ocurre ahora?

En primer lugar, un nuevo Primer Ministro debe tomar posesión y el Parlamento de Westminster aprobar solicitar la retirada de la Unión. En teoría, el referéndum no vincula al Parlamento ni al gobierno pero parece poco probable que no vayan a cumplir el mandato del electorado. Por su parte, el gobierno escocés va a tratar, de conseguir que le sea planteado el “consentimiento legislativo” y solicitar la denegación. El consentimiento legislativo consiste en un acuerdo, llamado “Convención Sewell”, por el que el Parlamento de Westminster se compromete a no legislar sobre materias que son competencia de Escocia sin el consentimiento de su Parlamento.ladisoluciondelasoberaniaenelambitoestatal

Pero la propia Nicola Sturgeron reconoce que es difícil que se plantee el legislative consent. Y es que en realidad no tendría ningún sentido, pues la salida de la Unión Europea ha sido adoptada por todo el electorado británico, sin exclusión de ninguna región. El hecho de que en Escocia el resultado fuese un 62% en favor del remain no obsta para que la validez resultado del referéndum en el conjunto del país resulte fuera de toda discusión.

En segundo lugar, y una vez resueltas las cuestiones internas, el artículo 50 del Tratado de la Unión Europea resulta claro al respecto. El mismo establece: que: a) El Estado miembro que decida retirarse notificará su intención al Consejo Europeo. A la luz de las orientaciones del Consejo Europeo, la Unión negociará y celebrará con ese Estado un acuerdo que establecerá la forma de su retirada, teniendo en cuenta el marco de sus relaciones futuras con la Unión; b) Los Tratados dejarán de aplicarse al Estado de que se trate a partir de la fecha de entrada en vigor del acuerdo de retirada o, en su defecto, a los dos años de la notificación salvo si el Consejo Europeo, de acuerdo con dicho Estado, decide por unanimidad prorrogar dicho plazo. Para conseguir la mayoría cualificada que requiere el acuerdo de salida o la unanimidad que requiere la prórroga de vigencia de los Tratados se excluye la participación del Estado que ha solicitado la retirada; c) Este artículo 50 también establece que si el Estado que se ha retirado desea volver a integrarse debe seguir los cauces ordinarios del art. 49.

Cerrado el acuerdo o, en su defecto, a los dos años desde que el Reino Unido manifieste el deseo de retirarse de la Unión, los Tratados dejarán de estar en vigor en el Reino Unido por lo que esté pasará a ser un tercer Estado con las relaciones de vecindad que se establezcan. Esto afecta, lógicamente, a los ciudadanos comunitarios que se encuentran en el Reino Unido y a los ciudadanos británicos que se encuentran en otros Estados Miembros. Para aquellos que residen permanentemente por cuestiones de trabajo no debería haber, en principio, mayores dificultades para obtener un visado; pero para los demás dejarán de estar vigentes las libertades de circulación y establecimiento. Lo mismo ocurrirá con otras libertades recíprocas, como las que, a modo de ejemplo, voy a mencionar a continuación: la asistencia y protección consular, de modo que ni los ciudadanos europeos podrán ejercer este derecho en las embajadas y consulados británicos ni los ciudadanos del Reino Unido en las embajadas y consulados de los Estados Miembros; también los derechos políticos como el derecho de sufragio activo y pasivo al parlamento europeo y en las elecciones municipales.

Los efectos en la Economía son mucho más difíciles de prever y únicamente el tiempo dirá. Por ahora, resulta sorprendente que la bolsa de Londres haya caído menos que otras europeas, lo que algunos expertos achacan al hecho de que una libra débil ayudará a las exportaciones. Veremos qué efecto pueda tener ello en la inflación.

El problema respecto a Escocia

ladisoluciondelasoberaniaenelambitoestatalTanto para Escocia como para Cataluña la independencia sólo tiene sentido para integrarse posteriormente en Europa. El Gobierno de la colonia británica de Gibraltar también está considerando ahora sus opciones después de que el Gobierno español ofreciese, a mi juicio precipitadamente, un régimen de co-soberanía.

Sobre la región escocesa poco hay que añadir a lo ya dicho: Si Reino Unido decide soberanamente dejar la Unión Europea esta decisión afectará a Escocia como parte integrante de su territorio. Cabe advertir, además, que aunque Escocia se hubiese independizado en septiembre de 2014 el resultado hubiera sido, de acuerdo con la postura oficial de la UE respecto de la sucesión de un Estado, exactamente el mismo.

Si en el futuro los escoceses dejarán el Reino Unido y solicitarán la entrada en la Unión es algo que sólo corresponde dirimir al pueblo británico, que muy probablemente lo hará “a la inglesa”, es decir, mediante pactos entre caballeros. Ahora bien, lo que no parece aceptable, al menos desde mi punto de vista, es que en Escocia se ponga en cuestión el resultado del referéndum y que ello sea el argumento para reivindicar de nuevo un referéndum secesionista. La decisión que, en su momento, tome el Reino Unido, para solicitar la retirada de la Unión es una decisión soberana adoptada tras un proceso político sin exclusiones, y no resulta legítimo que una región de un Estado amenace continuamente con la independencia en base a una supuesta confrontación de intereses cuando resulta que también ellos participaron de la decisión.

En mi opinión resulta desleal cuestionar el resultado de un referéndum al tiempo que se propone otro para distintos fines.

Conclusión final

La decisión del Reino Unido de abandonar la UE demuestra, frente al optimismo de algunos (los que hablan de federalismo y Constitución), que la Unión Europea actual no es sino lo que Antonio La Pérgola denominó una Confederación de Estados en sentido moderno, o sea, una Unión de Estados de Derecho Internacional en la que los Estados siguen siendo “los señores de los Tratados” y pueden abandonar cuando deseen. Hay casos en los que la presión para no hacerlo es muy fuerte (por ejemplo Grecia), pero no porque ello exija un cuidadoso cálculo de consecuencias deja de ser una decisión libre y soberana.

El libro que antes he mencionado cuenta con unos amplios prolegómenos de Javier Ruipérez en los que se enfatiza precisamente la necesidad de que en la Unión Europea la soberanía siga perteneciendo al Pueblo de los Estados, lo que puede plasmarse bien en la posibilidad de decidir en última instancia su futuro, bien en la decisión de fundirse en unos Estados Unidos de Europa por decisión de todos los Pueblos de los Estados Miembros.

Por mi parte, como indico en el epílogo, he dedicado la mayor parte de mi vida académica a tratar sobre la Unión Europea, tratando de proponer planteamientos de mejora. Porque se critica lo que se quiere (no hay mejor desprecio que no dar aprecio), personalmente lamento la decisión del Reino Unido puesto que la Unión Europea, con todos sus defectos, ha proporcionado al contiene la mayor etapa de paz y prosperidad hasta ahora conocidos.

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Las canciones que hemos escuchado este año en la editorial

¡Feliz verano! Madrileño, en nuestro caso. Queremos compartir contigo las canciones que hemos escuchado este año en la Editorial y hemos creado una lista en Spotify. Este año, además, hemos abierto la lista y la hemos hecho colaborativa para que  ¡tú también puedas participar! (debajo te decimos cómo en tres pantallazos). ¡Estamos deseando escuchar tus aportaciones! 

 

¡Dale al play!

 

También puedes: ver la lista de 2014 | ver la lista de 2015 

 

Cómo añadir tu canción (en tres pantallazos)

1. Entra en el enlace e inicia sesión. Si no tienes cuenta en Spotify, puedes activarla en un par de clics empleando Facebook.Captura1

2. ¡Importante! Dale a seguir a la lista.

Captura2

3. Ahora cuando busques una canción que te guste en spotify, puedes darle al botón derecho del ratón para ANADIR a nuestra lista:

Captura3

 

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

¿Y a ti? ¿Qué te gusta del papel?

Pídenos aquí nuestro #catalogo2016 en papel.

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

Te presentamos nuestro catálogo de 2016

Coincidiendo con la 75ª edición de la Feria del Libro de Madrid, te presentamos nuestro Catálogo de 2016:

Descargar el catálogo

Reúne los 479 títulos que constituyen en la actualidad el fondo vivo de nuestra editorial. Organizado por colecciones, a las que se suman nuestros dos anuarios y las tres revistas que editamos, incluye índices interactivos de títulos y autores.

Además este año te presentamos simultáneamente tanto la versión física como el PDF descargable para imprimir y el PDF interactivo, por si deseas consultar el catálogo en un dispositivo con conexión a la red y acceder directamente a nuestros títulos.

Como novedad este año, el catálogo incorpora:

  • todas las descripciones en los libros: hemos añadido descripciones breves en cada uno de los títulos del catálogo. 
  • una nueva colección: Derecho Agrario y Alimentario, dirigida por el profesor Francisco Millán Salas.
  • una iconografía especial para indicar que el libro físico se corresponde con un curso online, conferencia, máster class o, también que existe una versión digital (PDF o ePub) del mismo.

Screen Shot 2016-06-01 at 11.23.19

Descárgatelo en PDF (versión para imprimir) o PDF interactivo.

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+
picture by Redd Angelo

¿Están seguros sus datos personales?

Estos días veíamos una noticia, relevante en los medios de comunicación de tirada económica-financiera: El presidente del BBVA, Francisco González en su intervención en el Encuentro de primavera celebrado por el Instituto Internacional de Finanzas (IIF),  ha advertido al resto de entidades financieras de seguir en corto los pasos de los grandes tecnológicos, Google, Amazon, Facebook, Apple, también conocidos como “GAFA”.

Los que mejor gestionen la información serán los que tengan éxito”, Francisco González

Sin duda alguna, estamos asistiendo a una lucha en silencio, entre las viejas estructuras bancarias, y los nuevos gigantes tecnológicos. Mientras que las primeras tienen una estructura de negocio cuestionable, por poner un ejemplo, ¿qué sentido tiene tener tantas sucursales bancarias, y “modelos tradicionales de gestión”, frente a la flexibilidad de los grandes tecnológicos?

Apple pay, Google wallet, Android pay, ¿Qué puede privar a los gigantes de convertirse ellos mismos en Bancos? Recursos no les faltan, tienen tecnología y a los mejores gestionándola, dominan el big data, son los que mejor conocen al usuario controlando sus correos, sus compras, conociendo a golpe de clic sus necesidades, lo que buscan, sus amistades, lo que opina, las películas que ve.

El debate de la privacidad de los datos personales está servido y no es gratuito. Encima de la mesa están conceptos serios como pueden ser los delitos cibernéticos, las contraseñas bancarias, registros e historiales sanitarios, etc. Y en paralelo hay un Tratado de libre comercio que se está negociando a espaldas de los ciudadanos entre la U.E y los EE.UU, donde digamos que la transparencia, no es su bandera.

En estos días en Editorial Reus, hemos lanzado posiblemente uno de los libros más interesantes del año, galardonado con el premio de Investigación de la Cátedra Google sobre Privacidad, Sociedad e Innovación de la Universidad CEU-San Pablo de Madrid en su segunda edición. Se trata de Protección de datos personales e innovación: ¿(in)compatibles? de Miguel Recio Gayo, en donde cuestiona si la protección de datos personales y la innovación son compatibles o no. Aparte de la cuestión de la necesidad de proteger a  la persona frente a intromisiones indebidas o mal uso de los datos personales en el caso de nuevas invenciones y de modelos de negocio.

Y es interesante por varias preguntas:

  • ¿Quién no tiene en mayor o menor medida su vida en la Red?
  • ¿Quién no ha comprado algo en la Red?
  • Y en cualquier caso, ¿cómo la sociedad en las generaciones venideras incorporarán estas realidades en sus vidas diarias ?

Ir al libro

Ir a la máster class

 

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+

¿Son compatibles la protección de datos y la innovación tecnológica?

La práctica del Derecho a menudo implica la búsqueda de un equilibrio fundamentado entre derechos —y/o obligaciones— que colisionan. En una sociedad tecno-desarrollada como la nuestra,  las tensiones entre la protección de los datos personales de los ciudadanos en distintos  choca a menudo con la innovación tecnológica que proponen corporaciones y multinacionales.

Miguel Recio Gayo es abogado experto en Protección de Datos, Transparencia y Acceso a la Información y premio de Investigación de la Cátedra Google sobre Privacidad, Sociedad e Innovación de la Universidad CEU-San Pablo de Madrid. Actualmente es consultor en Derecho de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones (TIC), siendo socio fundador de Global Data Protection Consulting

Ir al libro | Ir a la máster class

Compártelo enShare on LinkedInShare on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+