nulidad de la cláusula de gastos