Los autores ("El derecho al deporte en la tercera edad") sostienen que el deporte es un derecho de los mayores para un envejecimiento activo y una cuarta edad digna.

Hace unos años visitamos China. Nos impresionó el país, sus costumbres, su imponente cultura, su grandiosidad. En China todo está aumentado: ciudades de más de 10 millones de habitantes, una población de más de 1300 millones de personas, los grandes espacios naturales, las grandes alturas, todo parece aumentar de tamaño. Pero sobre todo nos impactó su forma de entender la vida.

Los autores de este artículo y del libro  El derecho al deporte en la tercera edad, Francisco J. Orts Delgado, Juan A. Mestre Sancho  y  Julián Hontangas Carrascosa, sostienen que el deporte es una condición y un derecho de las personas mayores para el envejecimiento activo y llegar a una cuarta edad plena y digna
Autores de este artículo y del libro El derecho al deporte en la tercera edad, Francisco J. Orts Delgado, Juan A. Mestre Sancho y Julián Hontangas Carrascosa

El 28 de abril de 2007 nos disponíamos a visitar “El templo del Cielo” en Beijing (Pekin). Bajamos del autobús turístico y los guías nos condujeron hasta la entrada del impresionante parque urbano de “Tiantan” en cuyo interior se encuentra este templo, conjunto monumental patrimonio de la humanidad.

Nada más traspasar la puerta de entrada al parque amurallado se nos abrió frente a nosotros una imagen que difícilmente borraremos de nuestra mente. Centenares, miles de personas diría yo, practicando actividades físico-deportivas en las praderas, en los jardines, entre los árboles (cedros)…

Estas personas tenían una característica común, eran personas mayores. Jugaban al bádminton, al “Go” juego de los “ponpones”, realizaban malabares, practicaban “tai-chi”, “yoga” y otras artes marciales, toda clase de bailes y actividades físicas desconocidas para nosotros.

Mi curiosidad hizo dirigirme a nuestro guía chino para preguntarle por qué, un día laborable por la mañana, había tantas personas mayores practicando ejercicios físicos en este parque. La respuesta del guía, estudiante de sociología de la Universidad de Beijing me impresionó y aún la recuerdo.

La cultura china y el secreto de la buena vida

En China las personas viven tres momentos o etapas en su vida. La niñez es la primera etapa. Los niños y niñas van al colegio obligatoriamente desde los 6 hasta los 15 años. La  enseñanza es pública y gratuita. Después de los 15  aparecen las tasas y solo los más afortunados consiguen prolongar esta etapa de su vida hasta la Universidad.

La segunda etapa en la vida de la población china es la más larga y se caracteriza por el trabajo y la formación de las familias de hijo único (política derogada desde 2008). Durante esta segunda etapa los chinos, sobre todo, trabajan, en jornadas de más de 10 horas diarias, sin apenas vacaciones. Aquellos trabajadores que hayan cotizado al menos 15 años para el sistema público pueden jubilarse: los hombres a los 60 años y, las mujeres antes, a los 55.

Empieza entonces la tercera etapa de la vida, la etapa de la “buena vida”. Para la población china las políticas de pensiones han sido un gran avance social que les permite subsistir sin tener que trabajar de sol a sol, seis días a la semana. Esta etapa de la jubilación es esperada por los chinos como quien espera unas largas vacaciones o un año sabático. Ahora el objetivo es alargar al máximo la vida para disfrutar de estas vacaciones pagadas. El ejercicio, la actividad física, social, cuidarse con la comida, se convierten en hábitos diarios que hay que fomentar para prolongar lo más posible esta etapa de la buena vida.

En China el objetivo tras la jubilación es alargar la vida con la mejor calidad, por eso potencian el envejecimiento activo Clic para tuitear

En Occidente, la jubilación se representa como negativa

Para la cultura occidental que caracteriza nuestra sociedad, la vejez representa una visión negativa de la vida. Los estereotipos sociales que se han impuesto se han asociado a la decadencia, las enfermedades, la limitación funcional, el deterioro cognitivo y físico en general. Jubilarse ha significado durante muchos años el fin de la etapa más importante de la vida, de una etapa de realización personal y social. Desde una visión tradicional de la sociedad, parece que la persona lo tiene todo hecho en la vida. ¡Y ahora qué!, los hijos empiezan a independizarse, finaliza la etapa del desarrollo profesional, las fuerzas ya no son las mismas, las ilusiones y expectativas van perdiéndose.

Sin embargo, algo está cambiando, cada día observamos como más personas mayores empiezan a retomar una vida activa, se apuntan a estudiar en la Universidad, se asocian como voluntariado en alguna ONG, empiezan a salir a caminar, a practicar deporte con amigos, a viajar,… Este cambio sociológico se ha conocido como “envejecimiento activo”, un concepto que ofrece una visión positiva y productiva de la vejez.

Con los avances de la medicina, la mejora de las condiciones de trabajo, de vida en general, se ha conseguido aumentar la esperanza de vida de la población. Una población que aumenta exponencialmente (en 2033, 1 de cada 4 personas en España será mayor de 65 años), que ahora tiene por delante, si no media enfermedad, 20 o incluso más años de vida.

Pero lo importante no es solo vivir más sino vivir mejor, en mejores condiciones de calidad de vida. Para conseguir este objetivo la actividad física, el deporte, se convierten en los mejores aliados de la vejez, de la salud, de una vida activa.

Convirtamos pues este momento de la vida en la etapa de la “buena vida”, en una etapa en la que podemos continuar siendo productivos para la sociedad y en la que el tiempo libre nos permita disfrutar de aquello que siempre hemos querido hacer. Tomemos como referencia, en este sentido, a la cultura china.

El deporte como derecho de los mayores para tener una mejor vida

En este libro se analiza el deporte (entendido en sentido amplio) como un derecho de las personas mayores. El análisis jurídico inicial da paso a un desarrollo teórico, sociológico que pretende situar el objeto estudiado en la sociedad actual, contextualizarlo. Tras el diagnóstico se presentan las recomendaciones y propuestas que organismos internacionales y también locales, han elaborado para ofrecer y garantizar este derecho a la población mayor.

Deporte y envejecimiento activo, la receta para una mejor vida Clic para tuitear

Contribuir con nuestro granito de arena a mejorar la vida de las personas mayores con este ensayo, ha sido nuestro objetivo. Esperemos que ayude positivamente a enfocar el cambio social que se está produciendo.