Featured Video Play Icon

Mujer, discriminación y deporte: 7 hechos destacables en este campo de batalla

Estas son algunas de las conclusiones que se compartieron durante la presentación del libro Mujer, discriminación y deporte  el pasado jueves 30 de noviembre en la sede del Comité Olímpico Español. Una presentación que contó con la apertura institucional de la Secretaria General del Comité Olímpico Español (COE) Victoria Cabezas; la Presidenta de la comisión de Mujer y Deporte, Isabel García; el Director de esta casa, Florencio Sánchez; y la abogada y autora de la obra María José López.

  1. El deporte es una de esas áreas en la que la discriminación de la mujer no es una cuestión de hechos, que también, sino, sobre todo de  Derecho. La vigente Ley del Deporte de 1990 y el Real Decreto 1006 (de 1985) posibilitan un trato discriminatorio a la deportista profesional que se materializa a nivel laboral, sanitario, de prestigio, económico y social.
  2. En el deporte español, la mujer no consigue de facto el reconocimiento de deportista profesional. Consecuencias: pocas tienen contratos profesionales como sí los tienen sus colegas masculinos. Los contratos que consiguen tener esas pocas a menudo son abusivos. 
  3. La excusa más común para la ausencia de contrato laboral es la inexistencia de una liga profesional femenina. Se obvia el hecho de que puede existir una relación laboral, amparada por tanto por el Estatuto de los Trabajadores. Esta excusa es también posibilitadora de cláusulas abusivas en los pocos contratos que se firman.
  4. Ejemplos de esta situación es la maternidad. Muchos contratos que se firman con mujeres deportistas profesionales incluyen cláusulas de rescisión unilateral, sin indemnización, por causa de haberse quedado embarazada. Esto, para empezar, es un atentado al artículo 14 de la Constitución, que señala que los españoles somos iguales ante la ley. 
  5. Las deportistas de deportes colectivos no suelen ser electoras ni elegibles en algunas Federaciones, donde el staff nunca llega ni a un 5% de representación femenina. No hay mujeres tampoco en la Comisión Directiva del Consejo Superior de Deportes.
  6. En el ámbito del Deporte no ha habido una aplicación de la Ley de Igualdad de 2007. La propia Ley de 1990 no recoge ni siquiera una mención al género ni a la discriminación por sexo.
  7. Consecuencia de lo anterior: no existen convenios colectivos en el ámbito del deporte femenino. Las deportistas españolas viven una realidad carente de derechos en materia económica (salarios, remuneraciones indirectas, etc.), laboral (jornada diaria, semanal y anual de trabajo y descanso; clasificación profesional, duración de contratos, rendimientos exigibles…) condiciones del empleo, relaciones de los trabajadores y sus organizaciones representativas con el empresariado y las asociaciones empresariales, asistencial (mejoras voluntarias de Seguridad Social) y medidas de promoción profesional.

Os dejamos la presentación del libro en imágenes.

Aún no hay comentarios

¿Y por qué no ser el primero... o la primera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *