Número 3 de la revista jurídica más antigua en lengua castellana

En nuestra casa estamos habituados a editar con puntualidad la Revista General de Legislación y Jurisprudencia y pocas veces incidimos en el hecho de que, pese a tratarse de la revista jurídica más antigua en lengua castellana a uno y otro lado del océano, su sumario siempre ha sabido combinar los criterios de actualidad con las necesarias reflexiones acerca de cuestiones más de fondo.

Si eres suscriptor, abre tu bandeja de entrada del correo electrónico porque ya está disponible el número 3 de la Revista. Y si no eres suscriptor, debajo te indicamos cómo puedes hacerte. Este número de la RGLJ  corresponde a los meses de julio, agosto y septiembre y reúne los siguientes trabajos:

 

Cubierta de la Revista General de Legislación y Jurisprudencia 03/2017

La organización económica de las parejas de hecho y sus límites institucionales, de Aurelio Barrio Gallardo.
Extracto: La interpretación vigente del principio de libre desarrollo de la personalidad permite al individuo optar por el modelo de familia que mejor se adecúe a sus propias convicciones. Si bien es cierto que esta expresión de soberanía individual encuentra anclaje constitucional, no lo es menos que el orden público y la seguridad jurídica imponen ciertos límites a la autonomía de la voluntad que impiden personalizar por completo el Derecho de familia y crear un matrimonio a la carta. Pese a la tendencia a privatizar esta rama del ordenamiento jurídico y el progresivo acercamiento entre matrimonio y uniones libres, continúa resultando dudoso que las parejas de hecho puedan, en virtud de pactos y acuerdos, reproducir estructuras y efectos consustanciales al vínculo conyugal, ni tan siquiera en el orden patrimonial, como v.gr. el régimen económico-matrimonial, sin subvertir los actuales paradigmas de convivencia ni desnaturalizar el contenido esencial de cada institución.

El contenido esencial de la propiedad en la jurisprudencia, de Luis Ernesto Guerrero Jiménez.
Extracto: El presente trabajo tiene por objeto determinar, partiendo de un estudio jurisprudencial, el núcleo sustantivo y unitario que constituye el contenido esencial de la propiedad, una suerte de mínimum indisponible, que se configura como limitación a la intervención del legislador ordinario. En concreto, se analiza en qué casos restringiendo las facultades del dominio, se afecta al contenido esencial del mismo.

El uso actual del non bis in idem en el Tribunal Supremo español y en los Tribunales Supranacionales europeos, de Pedro F. Rabanal Carbajo, Mª Do Carmo Henríquez Salido y David Ordóñez Solís.
Extracto: Desde las últimas décadas del siglo XX, se está originando en el universo jurídico una «revolución de las unidades léxicas» y un renovado interés por parte de instituciones y profesionales del derecho, promotores de la claridad y comprensibilidad del lenguaje jurídico, que ponen en cuestión si el uso de latinismos, y específicamente de las expresiones latinas, puede contribuir a la falta de claridad de las resoluciones judiciales. Los datos, sin embargo, son incuestionables: ciertas máximas latinas presentan una alta frecuencia de aparición en las resoluciones de los tribunales y, en particular, en los supremos. Con independencia de los problemas inherentes a cualquier estudio, que aborde la adecuación de las fórmulas latinas en los textos jurisprudenciales del siglo XXI, la realidad es que condensan conceptos jurídicos, fruto y resultado de la dogmática y de la tradición jurídica. En este artículo se estudia el origen del principio non bis in idem, se describen sus constituyentes funcionales, sus posibles interpretaciones y el contexto jurídico de uso en las sentencias del Tribunal Constitucional y del Tribunal Supremo españoles y en los Tribunales supranacionales europeos, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos y el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (desde 01/01/2014 a 31/05/2016)..

Si deseas tener más información sobre cómo suscribirte a nuestra revista en papel o en digital, escríbenos.

Aún no hay comentarios

¿Y por qué no ser el primero... o la primera?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *